La semana política | Estado profundo – El Salto

Eran los noventa. Concretamente, 1994. Éramos tres buenos chicos con trazas impostadas de jóvenes macarras. Hacíamos pintadas…