Los ayuntamientos imponen medidas para frenar las salidas: prohibido ir a la compra cada da


Actualizado

Bajar a la compra por la maana y por la tarde. Incluso, en ocasiones, hasta dos veces en horario vespertino, alegando como excusa el olvido de algn producto. Caminata para pagar cuatro yogures o una barra de pan. Dar al perro un paseo que se mide en kilmetros y no en metros.
Las excepciones al confinamiento, sumadas a la picaresca, suponen una va por la que muchos ciudadanos burlan diariamente la orden de quedarse en casa, de limitar las salidas a lo necesario e imprescindible. Unos prete

Para seguir leyendo, hazte Premium

Ya eres Premium? Inicia sesin

Mensual

Oferta de lanzamiento


despus 7,99 €




Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta