Hubo boda es decir entre Mariaca Semprún y Leonardo Padrón

Hubo boda es decir entre Mariaca Semprún y Leonardo Padrón; la cantante y el escritor celebraron su unión; luego de 11 años de relación; entre familiares y amigos en una reunión íntima a la que asistieron Elba Escobar y César Miguel Rondón; entre otros cercanos a la pareja.

Después de 11 años de relación la actriz y cantante Mariaca Semprún y el escritor Leonardo Padrón se casaron la semana pasada en Miami; Florida (Estados Unidos); ciudad en la que residen.

“Fue muy sencillo; muy familiar; pero fue muy lindo”; dijo Semprún en sus historias de Instagram sobre el casamiento.

“Primero fuimos a la corte del Broward County y nos acompañó Magaly Serrano; como testigo; quien literalmente ha sido testigo y celestina desde que esta relación ni siquiera era una relación”; agregó en una publicación en la que comparte fotos del evento.

Dos días después decidieron hacer una celebración intima; con familiares y amigos cercanos y que fue dirigida de forma simbólica por Elba Escobar.

“Mi sista Elba Escobar cumplió mi sueño y nos casó en un ritual muy hermoso y simbólico en el que casi todos lloramos. Nuestro queridísimo Cesar Miguel Rondón y compadre de Leo cerró con unas palabras muy especiales”; indicó en la misma publicación.

Añadió: “Leonardo Padron como acostumbra; me volvió a conmover con sus palabras y delante de ese pequeño grupo renovamos nuestros votos; (porque realmente creo que nuestro matrimonio ya había empezado hace rato)”.

Definió el proceso como “rápido y bastante improvisado”; pero expresa que fue “un ritual inolvidable y una celebración hermosa”.

Leonardo Padrón es locutor; escritor y guionista; con una obra que incluye telenovelas como El país de las mujeres; Cosita rica; Ciudad Bendita y La mujer perfecta; entre otras; así como poemarios y libros de crónicas como Kilometro cero y Se busca un país.

Mariaca Semprún; por su parte; es actriz y cantante. Recientemente su disco Soy puro teatro – Homenaje a la Lupe (2019) recibió dos nominaciones a los Grammy Latino: Mejor Álbum Tropical Tradicional y Mejor Diseño de Empaque; llevándose esta última gracias al diseño de Pedro Fajardo.