El Rey pide superar la crisis del coronavirus con «respeto y entendimiento»


Espaa est de duelo desde hace muchos meses por los miles y miles de muertos que ha dejado el coronavirus y hoy lo ha puesto de manifiesto ante en el mundo en una ceremonia civil de Estado para despedirlos, que ha cerrado el Rey Felipe VI con un discurso que queda ya en la memoria de este pas.

Felipe VI, en nombre de todos, les ha despedido «con todo el respeto y la solemnidad del Estado» que este pas no les pudo dar en los das aciagos en que murieron solos, sin la compaa de sus familiares, privados incluso de sus lgrimas en los tanatorios. Las familias, ha asegurado el Rey, «no estn solas en su dolor, es un dolor que compartimos, su duelo es el nuestro, que hoy se hace presente ante todos los espaoles». Un «dolor» y un «duelo» en el que todos nos reconocemos, unidos en los mismos principios universales de humanidad y solidaridad».

«No los olvidaremos nunca», ha destacado el Rey, y aunque «este acto no puede reparar el dolor de muchas familias» ni «atenuar su tristeza» , «s puede hacer justicia a su vida, a su contribucin a nuestra sociedad, a su memoria».

Vista general de la Plaza de la Armer
Vista general de la Plaza de la Armera del Palacio Real donde se ha celebrado la ceremonia.REUTERS

Porque esta crisis «nos ha puesto a prueba como pas y como sociedad» pero tambin «nos ha permitido comprobar el esfuerzo y el trabajo de servicio al bien comn de miles de ciudadanos», ha defendido el Monarca en el discurso que ha puesto punto y final a un acto muy intenso, triste y emocional pero que tambin ha servido para reconocer conductas excepcionales, de mdicos, sanitarios, profesionales de los sectores esenciales, que han luchado contra el virus y han mantenido en marcha el pas.

A pesar de la tristeza, esa Espaa tambin ha estado presente esta maana en la plaza de la Armera del Palacio Real, con la presencia de muchas personas annimas que han estado en primera lnea, las palabras de una enfermera catalana que trabaja en el hospital de Vall d’Hebron y el discurso de Felipe VI. «Creo tambin que es el momento de sentirnos orgullosos por la responsabilidad de la que ha dado muestra el conjunto del pueblo espaol en este tiempo tan duro y difcil».

«Ha sido difcil, muy difcil», ha insistido, y, sin embargo, nuestra sociedad ha dado en estos meses una leccin de inmenso valor». Pasarn los aos y lo «recordaremos» pero «tenemos una deuda moral y un deber cvico». «Pongamos juntos, unidos, toda nuestra voluntad, nuestra capacidad, nuestro saber, nuestro esfuerzo y empeo para poder mirar al futuro con confianza y con esperanza. Y hagmoslo con respeto y entendimiento».

Este es el mensaje que ha lanzado hoy el Rey a un pas que ha despedido esta maana a todos aquellos a los que el coronavirus se ha llevado antes de tiempo. Ms de 28.400 muertos por una enfermedad, de la que hace unos meses apenas conocamos nada, que ha destrozado familias, ha paralizado el pas entero y que sigue presente todava en nuestras vidas.

El comienzo de una nueva normalidad, tras muchos das de confinamiento, ha permitido este 16 de julio honrar a los fallecidos en una ceremonia civil de Estado, totalmente laica, que ha reunido a las principales autoridades europeas y a todos los actores polticos nacionales, a excepcin de Vox, y que han presidido los Reyes.

Todos, menos esta formacin que ha declinado asistir, han estado en este acto «de unidad», al que han asistido los 17 presidentes autonmicos y de las dos ciudades autnomas, y que otorg un papel protagonista a la sociedad civil y al Rey como jefe del Estado. Un acto de homenaje, de recogimiento, por la tristeza de unas muertes que ha segado la vida de ciudadanos de toda edad y condicin, pero tambin de reconocimiento a los miles de profesionales, de muchos sectores esenciales, que han luchado contra el virus y han mantenido a Espaa en marcha.

Dos personas los han representado esta maana. El hermano del periodista Jos Mara Calleja, fallecido por coronavirus, y una enfermera catalana, Aroa Lpez, de Barcelona. Ellos han puesto voz al dolor y la dedicacin y simbolizan la amargura de todo un pas, al que posiblemente el coronavirus ha cambiado para siempre.

Ha sido una ceremonia muy emotiva, que se ha vivido con un constante nudo en la garganta. Hernando Calleja ha transmitido a los espaoles que «la memoria es un deber» y que «no vamos a olvidar a ninguno de los que perdieron la vida en este momento doloroso de la historia». Y Aroa Lpez, en nombre de todo el personal sanitario, ha pedido que «no olvidemos la leccin aprendida». «Hemos dado todo lo que tenamos, hemos trabajado al lmite de nuestras fuerzas».

Escucharles ha significado revivir aquellos das. «Hemos tenido que tragarnos las lgrimas cuando alguien nos deca, no me dejes morir solo».

En torno a un pebetero, mientras la Orquesta y Coro de RTVE interpretaba La cancin del espritu de Brahms y el Adagio para cuerdas de Barber, los asistentes al acto han realizado una ofrenda floral. El Rey junto a la Princesa Leonor, Hernando Calleja y Aroa Lpez, han sido los primeros en depositar una rosa blanca y despus, uno a uno, las distintas autoridades junto a personas annimas.

Para cerrar el homenaje, el actor Jos Sacristn ha ledo el poema Silencio de Octavio Paz, que dio pie a un minuto de silencio en recuerdo de las miles de personas que han fallecido por Covid-19 en Espaa.

Haca tiempo que en Espaa no se vean imgenes as. Todos unidos sin distincin. Homenaje a las vctimas sin ruido. Y las palabras del Rey sobre el futuro: «La responsabilidad, la fuerza moral, la determinacin frente a la adversidad y el espritu de superacin del pueblo espaol nos muestran el camino a seguir para afrontar y vencer las dificultades. Las superaremos».

Los presidentes de Galicia, Catalu
Los presidentes de Galicia, Catalua, Pas Vasco y Andaluca, seguidos de los de Cantabria, Madrid y Asturias.EFE

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta