Coronavirus | Descontrol y conspiranoia del Gobierno de Estados Unidos ante el nuevo pico de covid-19 – El Salto


La pandemia en Estados Unidos está en su punto más alto desde los primeros casos de febrero —cuando Trump dijo que en unos días no habría ningún caso más— y tras el pico de contagios de abril, cuando el presidente estimó que las muertes no superarían las 60.000 durante la epidemia. Más de 129.000 fallecidos después, Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, advirtió la semana pasada que el ritmo de contagios puede alcanzar los 100.000 diarios. 

El fin por motivos económicos de las políticas de confinamiento se ha hecho notar en el incremento de los contagios en Arizona, Florida, Texas o California, algunos de los Estados más afectados por la aceleración de los contagios y los primeros en limitar las medidas de confinamiento. Dos semanas después de la apertura de bares y restaurantes en determinados Estados, la expansión del virus ha aumentado un 52% en California, el Estado más poblado del país. En 41 de los 52 Estados se dio un incremento de casos durante la pasada semana. Las previsiones son que el país alcance en agosto la cifra de 175.000 muertes, lo que superaría el número de soldados estadounidenses muertos en la II Guerra Mundial. 

Superado el límite más bajo que el comité de crisis había determinado en mayo, 100.000 muertes, el objetivo es no llegar al tope máximo que se marcó entonces: 240.000 víctimas. Trump ha defendido, no obstante, que aunque aumentan los casos, el número de muertes está descendiendo. Los expertos médicos, sin embargo, han recordado que el número de fallecidos, cuyo indicador está “rezagado” o es tardío, seguirá aumentando si no se frena la curva de contagios.

Los asesores de Trump, sin embargo, mantienen la narrativa del presidente de que el virus es muy poco peligroso en este momento. El mandatario dijo recientemente que en el 99% de los casos el covid-19 no causa daño alguno y su jefe de Gabinete, Mark Meadows, aseguró que la inmensa mayoría de la gente está a salvo del virus. El presidente se resiste a hacer obligatorio el uso de mascarillas en el país.

Más de un 25% de los muertos latinos tenían menos de 60 años, mientras que por debajo de esa edad solo han fallecido un 6% de los blancos

Desde la Casa Blanca se han tratado de limitar las apariciones de Anthony Fauci en televisión y, en cambio, se ha mantenido abiertas las teorías de la conspiración que sitúan a China en el centro de la crisis que ahora mismo vive Estados Unidos. El propio Trump tuiteó el 1 de julio: “Cuando veo que la Pandemia extiende su fea cara en todo el mundo, incluido el tremendo daño que ha hecho a los Estados Unidos, me enojo cada vez más con China. ¡La gente puede verlo y yo puedo sentirlo!”.

Peter Navarro, gurú en política comercial de Trump —y uno de los artífices de la guerra arancelaria con China— culpó a este país de la expansión deliberada del virus: “Engendraron el virus, lo escondieron, enviaron a cientos de miles de nacionalistas chinos para sembrar y propagar el virus antes de que lo supiéramos”, acusó Navarro en el canal de noticias MSNBC.

China critica a Estados Unidos

La evolución de la pandemia en Estados Unidos sigue siendo un motivo de preocupación en todo el mundo. Los contagios publicados el viernes pasado en Florida superan a los de China, Japón, Corea del Sur, Vietnam, Tailandia, Malasia, Indonesia, las Filipinas, Australia, y la UE en su conjunto. China ya habla de una “total pérdida de control” por parte de la administración Trump.


De nuevo ha sido a través de un
editorial en Global Times —versión caza clics del Diario del Pueblo, medio oficial del Partido Comunista de China— donde se han vertido las mayores críticas: “La lucha de Estados Unidos contra el virus está paralizada. No existe una estrategia nacional para aliviar la epidemia. Los cálculos políticos han atrofiado la batalla contra el Covid-19”.

Un negro o latino tiene el doble de posibilidades de morir como consecuencia del covid-19

Global Times denuncia también la posibilidad de un rebrote que supone el descontrol de Estados Unidos en la expansión del virus: “En el próximo otoño e invierno, la epidemia de los EE UU probablemente se extenderá, y más países y regiones se verán obligados a sufrir debido a Estados Unidos”.

Diferencias raciales en la expansión del covid-19

Una reclamación de The New York Times al Centro de prevención y control de enfermedades ha otorgado más datos sobre algo que se resaltó al comienzo de la pandemia del covid-19 en su llegada a Estados Unidos: las personas negras y latinas son las más afectadas por el coronavirus. Los datos son claros, la afección del covid-19 por razas es desigual: el coronavirus ha afectado a 73 de cada 100.000 personas de origen latino, 64 negras y 23 blancas.

Hay tres veces más posibilidades de que la persona contagiada sea negra o latina respecto a que sea blanco. La diferencia es más acentuada en los casos de fallecimiento: un negro o latino tiene el doble de posibilidades de morir como consecuencia del covid-19. Por debajo de la franja de la llamada “tercera edad” hay aún más diferencias: más de un 25% de los muertos latinos tenían menos de 60 años, mientras que por debajo de esa edad solo han fallecido un 6% de los blancos.

El reportaje, que ha evaluado 640.000 casos, explica que las diferencias se producen en todas las franjas de edad y en los distintos grupos demográficos (urbanos, semiurbanos y rurales). En lugares como el condado de Fairfax, en Virginia, la diferencia es mucho más elevada: el contagio entre latinos es de 269 por cada 10.000 habitantes, entre blancos es de 23 por cada 10.000. 

El artículo de The New York Times da entre las explicaciones la menor renta de negros y latinos; en el hecho de que el 43% de la población negra o latina trabaja en empleos de servicios o fábricas que no permiten el teletrabajo; o en que la población latina vive, por lo general, en menos metros cuadrados que las personas blancas.





Source link

Deja una respuesta