Ciudadanos seguir negociando con el Gobierno reformas legales para no volver al estado de alarma


La estrecha colaboracin del Gobierno y Ciudadanos continuar en las prximas semanas. Desde ambas partes resaltan la voluntad de llegar a acuerdos, que han permitido en el ltimo mes y medio mejorar las prrrogas del estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus y despus el decreto de la nueva normalidad aprobado este martes por el Consejo de Ministros.

El Gobierno ha cumplido hasta ahora todos sus compromisos, segn fuentes de Cs. Y el partido que preside Ins Arrimadas no ha dejado de trabajar para llegar a acuerdos a cambio de distintas mejoras.

Como este martes volvieron a acordar el Ejecutivo y la formacin liberal, prximamente empezarn a trabajar en cambios legislativos importantes para que no sea necesario el estado de alarma en el caso de que se produzcan rebrotes del Covid-19 u otras pandemias o crisis sanitarias.

Se trata de acometer los cambios necesarios en la Ley General de Sanidad y en otras normas para poder dar ms poder al Gobierno en caso de emergencia y para mejorar la coordinacin autonmica en una situacin similar, ya que la gestin sanitaria es una competencia autonmica.

Arrimadas rompe con la lnea de Rivera

Como ha asegurado el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, se tratar de una legislacin «ms potente» para no tener que echar mano del estado de alarma, que es «una situacin de anormalidad y de excepcionalidad constitucional».

Con este cuarto e importante acuerdo en mes y medio, Ins Arrimadas rompe as completamente con la lnea que marc Albert Rivera durante todo 2019 y hasta su dimisin tras la debacle electoral de noviembre. Como asegura Edmundo Bal, la formacin liberal trata de hacer «poltica til que huye de los gritos» y que toma «decisiones con la cabeza y no con las tripas».

Bal nunca quiere citar expresamente a otros partidos que han rechazado el estado de alarma, como el PP o Vox, pero s seala que otras formaciones rechazaban la alarma o la criticaban, pero «no han aportado nada» para salir de esa situacin excepcional.

La direccin de Cs ha sufrido mltiples presiones: desde dentro, con importantes ex dirigentes criticando abiertamente esta estrategia, y desde fuera, ya que PP y, ms abiertamente, Vox han cuestionado que Arrimadas apoye algunas medidas de Pedro Snchez, aunque sea para «salvar vidas y empleos», como argumenta ella.

Objetivo de Cs: llegar a acuerdos

Juan Carlos Girauta, un referente de Cs que se dio de baja despus del primer acuerdo con el Ejecutivo, ha llegado a decir que el partido liberal se ha convertido en «la bisagra» del Gobierno o incluso en su «escobilla del vter», segn escribi en las redes sociales.

Desde el Comit Ejecutivo de Cs, sin embargo, prefieren no comentarlo, mirar hacia adelante e insistir en que su estrategia consiste en trabajar para lograr acuerdos y salir de la crisis sanitaria y econmica, «que es lo que pide la mayora de los espaoles», afirman.

Adems, Cs contina haciendo una dura labor de oposicin al Gobierno. La semana pasada, fue el primer partido que exigi la dimisin del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por la destitucin del coronel de la Guardia Civil, Diego Prez de los Cobos. Y mantiene intactos sus acuerdos de Gobierno con el PP en cuatro comunidades autnomas, a pesar de la mala relacin de Isabel Daz Ayuso (PP), con su vicepresidente Ignacio Aguado (Cs).

Gracias al ltimo acuerdo del Gobierno y Cs, el pas entrar el 21 de junio en lo que el Ejecutivo denomina la nueva normalidad. Ese da ser el primero fuera del estado de alarma y estar permitida la circulacin por todo el territorio. Pero nada ser an como antes. Se cierra una etapa y se abre otra de convivencia con el coronavirus, que obliga a no bajar la guardia.

La ‘nueva normalidad’, al Congreso

El Gobierno ha regulado en un decreto esta nueva realidad que obliga al uso de mascarillas para mayores de seis aos tanto en espacios abiertos como cerrados y perpeta la distancia social en las relaciones personales. Ya no sern dos metros de seguridad. Tras la negociacin con Ciudadanos, que votar a favor de esta nueva normativa, se ha establecido que sean 1,5 metros.

En la calle, cuando no se pueda mantener esta separacin, se deber seguir utilizando la mascarilla y siempre en el transporte pblico. La multa por no hacerlo ser de 100 euros. Esta imposicin durar meses. La nueva normalidad se prolongar hasta que se encuentre una vacuna. Slo en ese momento, cuando «derrotemos al virus», segn el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el Ejecutivo podr fin a esta situacin.

El pas culminar en menos de dos semanas la desescalada, pero esta nueva legislacin, que el Congreso debatir para su convalidacin la prxima semana, mantendr un frreo control de la situacin sanitaria a travs de las comunidades. El decreto abunda en la cooperacin, pero deja al Ejecutivo margen para actuar en caso de urgencia.

Junto a Cs, le dar su apoyo el PNV. En manos de las autonomas queda regular aforos y contar con planes de contingencia por si hay rebrotes.

Las decisiones, por consenso

Fuentes de la formacin naranja explicaron este martes que la reduccin de la distancia social de dos metros a 1,5 «sigue protegiendo frente a los contagios» y permite «reactivar con ms fuerza la economa» porque se podrn ampliar los aforos en comercios y otros negocios.

Adems, Cs consigui que las decisiones sanitarias se deban tomar a partir de ahora por consenso en el Consejo Interterritorial de Salud y no por mayora.

Tambin a propuesta de Cs se ha aprobado «premiar el teletrabajo» y que el Gobierno se comprometa a consultar a las comunidades decisiones como la asistencia a eventos deportivos en la vuelta del deporte profesional «sin que existan privilegios». Como reivindic el portavoz parlamentario de Cs, el decreto es «imprescindible para seguir luchando contra el coronavirus y reactivar la economa».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta