Casado aúpa a Almeida como gran activo del PP


Actualizado

Escenifica en el congreso de Alicante lo que los barones del partido le venían reclamando; mayor portagonismo del alcalde de Madrid.

Casado, junto al presidente de la Diputación de Alicante, Carlos...

Casado, junto al presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón en el congreso provincial del partido en el que participó Martínez-Almeida (izda.).
EFE

Pablo Casado escenificó este sábado en Alicante lo que los barones del PP le venían reclamando: mayor protagonismo a su lado de José Luis Martínez-Almeida. El alcalde de Madrid ha acrecentado su peso en el partido por la gestión que ha hecho de la pandemia en la capital, con cercanía y moderación, lo que le ha llevado a que sea percibido como un valor orgánico en alza que refuerza el perfil que ha dado éxito, como el de Galicia, y al propio Pablo Casado, que fue su impulsor a la alcaldía de Madrid.

Martínez-Almeida rodeó al presidente ‘popular’ en el primer acto de renovación de las estructuras del partido bajo su mandato. Lo hizo como gran activo del PP a la altura de miembros de la junta directiva como Teodoro García-Egea, Pablo Montesinos o Ana Beltrán. Su primera misión: ejercer de «alcalde de España», como le bautizó ayer el presidente murciano Fernando López Miras. No en vano, en su discurso recordó que desde los ayuntamientos «se llevó a José María Aznar a la Moncloa», «y ahora llevaremos a Pablo Casado».

El madrileño asumió el papel y lanzó su primer ataque a Pedro Sánchez por la propuesta para liberar el superávit de los ayuntamientos. «Pido al Gobierno que no nos trate como a niños pequeños, que no se piense que tenemos que ser tutelados», enfatizó. «Quieren quitarnos dinero a los ayuntamientos, hacernos una suerte de préstamos y decirnos dónde invertirlo. Estamos dispuestos a arrimar el hombro, pero no a que se nos quite la capacidad de decisión y la autonomía local. Necesitamos un presidente que nos entienda», se reafirmó.

Casado optó por mostrar su proximidad al alcalde con un tono distendido, recordando su condición de forofo atlético que tuvo que recibir al Real Madrid como campeón de Liga. «Has venido a pasar el duelo a Alicante, pero tranquilo, la Champions está por disputarse», bromeó el presidente del PP, que además de pedir al Gobierno que «defienda a la nación a la que representa» ante los golpes a la legalidad «de quienes dan mítines estando en tercer grado» y al jefe del Estado de «los ataques del vicepresidente», se ofreció como la alternativa para reconstruir España.

Para ello destacó la necesidad de hacer del PP «un partido ancho», con una «puerta grande para que todos puedan entrar, los militantes que se fueron, los votantes y los jóvenes». Casado tendió la mano a Martínez Almeida para colocarlo en primera línea, algo que aparece como el gran movimiento orgánico, pero no el único. En cada territorio se está produciendo el relevo de la Generación Casado, comprometida, moderada y cercana. El liderazgo de López Miras en Murcia o el del propio Carlos Mazón, ayer elegido presidente del partido en la provincia de Alicante, son dos claros ejemplos.

Mazón ya preside la institución valenciana con más peso en manos del PP, la Diputación de Alicante, y apunta como relevo de Isabel Bonig en la reconquista del Palau. Tras 10 años apartado de la gestión, su apoyo a Casado en las primarias y su cercanía a García-Egea le han colocado como hombre fuerte en la comunidad, aupado desde la segunda provincia con más militantes en cuyos principales municipios el PP ha mantenido la gestión.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta