Carmen Calvo y tres ministros negocian con Ciudadanos y ERC extender la alarma


ERC intensifica sus contactos con el PSOE y exige una fecha para reanudar la negociacin sobre el derecho a decidir. Ciudadanos recela de una prrroga de un mes

Pedro S

Pedro Snchez y cuatro de sus ministros, en la videoconferencia con los presidentes autonmicos.
Jos Mara Cuadrado EFE

Pedro Snchez ha activado todos los resortes en el Gobierno y en el PSOE para conseguir, el prximo mircoles, la autorizacin del Congreso a la quinta y ms larga prrroga del estado de alarma. Esta vez la intencin, no confirmada oficialmente, es prolongar el confinamiento general de la poblacin y el mando nico por un mes, hasta finales de junio. Los recelos frente a esta propuesta son muchos. El bloque de rechazo a la gestin del Ejecutivo ha ido creciendo a medida que se alargaba la situacin de excepcionalidad constitucional y Snchez navegaba con manos libres imponiendo sus decisiones.

De los 321 apoyos conseguidos en la primera prrroga, el 25 de marzo, se pas a 270 en la segunda, el 9 de abril; a 269, en la tercera, el 22 de abril y a slo 178 en la cuarta, el pasado 6 de mayo. En paralelo, los votos en contra han ido creciendo y con vistas a la cita del prximo mircoles podran crecer hasta superar el nmero de respaldos e incluso a sobrepasar el listn de la mayora absoluta.

Ante este escenario, el Gobierno trabaja a marchas forzadas contactando con los grupos parlamentarios en un mercado constante de ofertas y demandas con el fin de desmantelar el muro cada vez ms alto del no.

24 votos en el alero

Ciudadanos, ERC y Comproms han sido los primeros objetivos. Snchez pretende apuntalar a su favor los 10 escaos liderados por Ins Arrimadas; atraer de nuevo a su bloque de aliados a los 13 republicanos catalanes e impedir la fuga del nico escao que ocupa Comproms, un socio tradicional que ahora se siente menospreciado.

Se trata de un total de 24 votos capaces de desequilibrar la balanza y dar al traste con los planes del Gobierno. Son votos que basculan y que slo estn dispuestos a respaldar la nueva prrroga si Snchez acepta sus condiciones. Son votos que, en caso de optar por alistarse en el bloque consolidado del no, tumbaran la propuesta del Ejecutivo.

Para congraciarse con ellos, Snchez ha mandatado a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo; al ministro de Sanidad, Salvador Illa; al de Transportes, Jos Luis balos, y a la de Hacienda, Mara Jess Montero, adems de a la portavoz parlamentaria Adriana Lastra. l mismo tambin ha hecho hueco para contactar, como se comprometi, con la lder de Cs, Ins Arrimadas, a la que sin embargo no explic su supuesta pretensin de pedir, en esta ocasin, una prrroga ampliada por un mes.

De momento, en el bando contrario a la prolongacin del estado de alarma se sitan Vox (52 escaos); JxCat (8); CUP (2); PP (88); Navarra Suma (2) y Foro Asturias (1). En total, 153 votos. En el bando a favor estn asegurados los apoyos de PSOE (120); Unidas Podemos (35); Ms Pas (2); Teruel Existe (1) y PRC (1). 159 diputados que, en funcin de la propuesta concreta que el Consejo de Ministros remita al Congreso, podran incrementarse con los 6 del PNV y los dos de CCNC.

Derecho a decidir como condicin

ERC, una de las fuerzas clave que ya en la pasada prrroga decidi pasar de la abstencin al no, ha visto cmo desde la semana pasada las llamadas del Gobierno y del PSOE se han sucedido. Carmen Calvo, Adriana Lastra, Salvador Illa han redoblado esfuerzos en una maniobra de acercamiento. Gabriel Rufin lo admite pero se mantiene receloso. En su partido las posiciones estn divididas entre quienes apuestan por estrechar la mano de Snchez y los que prefieren rechazarla. ERC, adems, no puede desligarse de las presiones de su socio en el Govern, JxCat, situado abiertamente en el no.

El partido republicano cataln plantea «un estado de alarma distinto» al diseado por el Gobierno. De hecho, sus condiciones incluyen un compromiso por parte de Snchez para gestionar en un marco de «corresponsabilidad y codecisin» con la Generalitat, a la que deberan devolvrsele todas sus competencias; la aceptacin de todas las medidas que plantean para ayudar a la conciliacin familiar; flexibilizar la posibilidad de uso del supervit que tienen los ayuntamientos y fijar ya un calendario -«acotar en el tiempo», dicen- para la reanudacin de las negociaciones bilaterales sobre el «conflicto poltico» cataln.

Reacios al ‘globo sonda’

Ciudadanos, ahora la fuerza ms cortejada, tampoco est dispuesta a dar sus votos gratis. La formacin naranja ha dado un paso atrs en su aproximacin al Gobierno despus de conocer por la prensa la intencin de Snchez de pedir una quinta prrroga del estado de alarma por un mes y no por 15 das como hasta ahora. De «globo sonda» la tach el portavoz parlamentario Edmundo Bal. Para la fuerza que lidera Arrimadas, el control al Ejecutivo es esencial y dar un cheque al Gobierno para que tenga manos libres hasta finales de junio es una propuesta que debe ir acompaada de muchos detalles y muchas garantas.

Este partido insiste en que el voto a favor que dio a la cuarta prrroga en ningn caso ha de interpretarse como de apoyo a un Gobierno que considera «malo». A Ciudadanos no le gusta la idea de prolongar el estado de alarma y slo la aceptara si, en paralelo, el Gobierno presenta un «plan B» claro como alternativa a un instrumento jurdico «que no puede ser eterno» y, adems, se aceptan sus propuestas en relacin con las ayudas a los autnomos.

El reparto del dinero

Comproms, una fuerza con un solo diputado en el Congreso y que siempre se ha posicionado al lado del Ejecutivo, expresa ahora un rechazo contundente. La ministra de Hacienda Mara Jess Montero ha intentado suavizar su malestar y, pese a ello, desde la formacin valenciana insisten en que hasta el momento estn situados en el rechazo a la prrroga y su diputado, Joan Baldov, aade que su postura puede ir «incluso ms all de las actuales votaciones».

El partido valenciano exige una negociacin para el reparto de los 16.000 millones del fondo que se promete liberar para que las CCAA gestionen la pandemia y sus consecuencias. Comproms reclama que se tenga en cuenta el peso poblacional y no slo el gasto sanitario que se ha realizado para contener el virus; que se establezcan ya mecanismos de cogobernanza y «no de ordeno y mando»; que se devuelvan las competencias a las autonomas y que la cantidad destinada al futuro ingreso mnimo sea transferido a las CCAA para que sean estas quienes lo gestionen.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta